La primer estrella de la noche...(un poco de mi historia)

Era un sábado 6 de mayo de 1967.Yo tenía sólo 7 años. Nos levantamos temprano, pues toda mi familia, ese día, preparaba la fiesta de 15 años de mi hermana Susana. Si bien Susy, no cumplía sus años hasta el 8 de mayo, decidieron mis padres festejárselo ese sábado. Estaban todos invitados para esa tarde. Mi casa era un revuelo de adornos y preparativos. Mi padre, que era carpintero, no iba a trabajar ese día. Pero lo llamaron de urgencia para arreglar una estantería en un comercio, y fue. Era cuestión de a penas unas horas. Luego volvería a casa para seguir con los preparativos de la fiesta.
Hacia el mediodía, mi madre recibió un llamado telefónico. Tenía que salir urgente al sanatorio porque mi padre había sido internado, pues donde había ido a reparar la estantería, había sufrido un desmayo. Dejó a mi prima para que se encargue de nosotros tres. No recuerdo muy bien las cosas que pasaron luego, ni las cosas que fueron sucediendo tras la demora de mis padres. Sólo sé, que como ya era tarde y ellos no estaban, mi madre llamó a mi prima y le dio la indicación de poner un cartel en la puerta de calle que avisara que la fiesta de cumpleaños de mi hermana estaba suspendida.
Recuerdo que a las seis y media de la tarde, la mamá de mi amigo Eduardo (tocayo mío) vino a buscarnos y nos llevó, a mi hermana, mi hermano de once años y a mí a la terraza de su casa. Nosotros no entendíamos qué pasaba. Nos abrazó a los tres y nos dijo señalando el cielo oscurecido:
- Miren -y señaló una estrella- esa es la primer estrella de la noche. Desde hoy y todos los días cuando anochezca, pueden mirar al cielo y buscarla. Desde ahí su papá los está mirando.
No necesitamos ninguna explicación más para saber que papá había muerto.
Y hoy, ya han pasado cuarenta años. Cuarenta años que viví mirando el cielo para buscar la sonrisa de mi padre en una estrella. Cuarenta años de ausencia y de presencia, pues sigue estando y seguirá estando ahí, en esa estrella que sonríe desde el cielo oscurecido, y en mi corazón.
06/05/07

4 comentarios:

Meli dijo...

Eduardo, es un magnífico homenaje a alguien que se lo merece de seguro. Cuando mire al cielo, en la noche, buscaré también esa estrella y también yo sonreiré. Besotes.

Conral dijo...

Precioso. Un beso. (No puedo ni quiero decirte más, lo sabes)

Diamantina dijo...

Muy enternecedor. Un abrazo. Melba

DePaco dijo...

Bonita la historia...¿es historia?
Saludos

Todos los trabajos de este blog están debidamente registrados y protegidos por la Ley Nº 11723

El Río de la Plata y yo

El Río de la Plata y yo