Destellos de una mente torturada dicen y yo sonrío...

Al pasar divisé el río. Ese que tantas veces recibió las lágrimas lloradas por la soledad del alma.
Sobre él, el viento dibujándose en pequeñas ondulaciones que van y vienen. ¿Pensaste alguna vez cuántas veces fuiste y volviste y te desapareciste, simplemente, como una ondulación que se pierde sobre el agua? ¡Tantas veces !
A veces me pregunto ¿por qué la tristeza tiene tantas caras?. Se esconde entre mojigatas formas, pero al fin y al cabo siempre está ahí a la espera de salir.
Llora la noche y llora el viento sobre el río y el río ríe tanto llorisqueo muerto.
Me detengo en el espacio infinito que se forma allá lejos, en un horizonte que no distingue cielo de agua o agua de viento o viento de aire o aire de…tristeza…
¡Me tiene mal el juego de la vida! ¿Quién nació para jugarla? Tal vez todos o ninguno…y…estaremos aquí hasta que el tiempo diga…el tiempo dice que quizás llueva…¡Qué idiota pensar si llueve, nieva o si va a hacer calor!
Allí las nubes me tapan lo sempiterno, lo excelso, lo grandioso que pueda hacerme sentir sólo una simple miseria ante el universo. Mísera ilusión de verme en la magnitud de algo que mi cerebro cansado no puede abarcar.
¡Quizás lo más preciado sea el sinsentido! Debería hacer caso a eso, no dar sentido a las arrugas en mi piel o a esas canas o a los años de más o a los que faltan para entender todo esto o a la propuesta insaciable que la razón o el deseo busca tras un chocolate nevado o unas noches de lujuria y desenfreno. ¡ Qué hastío!
Te pido un favor, no leas más. ¡Sé que te deprimo!, de mis primos ¿qué te puedo decir? Mi prima Vivi es hermosa. Pero, no leas más. Quedate aquí. Te aseguro que las consecuencias pueden ser brutalmente horrendas o diametralmente hermosa derivadas de tus alas interiores.
Quisiera reírme satánicamente, pero ¿podría? ¿Quién es satán sino sólo un pensamiento? Si no pudiera pensarlo no existiría, igual que Dios, que según Nietzche ya se ha muerto, pero para mí nunca existió. ¡Qué locura! ¡Qué estúpido pensar así! ¿No?
No era que Adán y Eva y que Caín y Abel y… ¡Qué boludos creernos esta historia! Es como creer que si tengo un Mercedes o un jet o una isla propia podría ser feliz…
Me pregunto ¿quién, cómo y por qué planteó la vida de esta manera? Pesa la existencia a veces, pesa el miedo, y uno se lava las manos comprándose un Nokia 7230 o depositando unos pocos pesos en algún banco.
¡Qué estúpidos seguimos siendo!
¡No más! Me iré con el viento sobre las aguas turbias de un río que está lleno de mierda, a desdibujarme ahí, y en el encuentro de viento y agua, agua y horizonte, horizonte y cielo convertirme en Dios…porque lo creo cuando lo pienso y porque creo en su propuesta de que me hizo para ser feliz. Por eso puedo dar fe de que no ha muerto, porque sigo vivo.

25/08/11

1 comentario:

AMALIA dijo...

ERES MUY SENSIBLE...
Felicitaciones.
Amalia

Todos los trabajos de este blog están debidamente registrados y protegidos por la Ley Nº 11723

El Río de la Plata y yo

El Río de la Plata y yo