Fragancia a rosas frescas

Parece tarde
porque las sienes pintan canas
y pequeñas arrugas se dispersan
por el cuerpo,
y el tiempo no es fácil de desglosar.

Ayeres se mezclan con el hoy
y una simple fragancia a rosas frescas
retraen un mundo anterior
una vida distinta
mirada en lejanía
que no parece propia
y es tan de uno como el silencio interno.

Parece tarde
y es tan temprano
porque aún ahora continúo recordando
lo que se fue
lo que fui en un momento de mi vida
y no es tarde para llevar cerca
aquello que pertenece
a mis propias células de sangre
átomos inconmensurables de memoria.

Parece tarde
para acurrucarme frágil
a tu recuerdo
y me amilano tibio,
sereno, reposado
en la inquietud de tu sonrisa.

Una mujer desconocida,
blanca, simple, serena,
con mirada afable
y de turgentes pechos,
se paró a mi lado
me inundó
con su fragancia a rosas frescas,
y en mi memoria de aromas
llegué a estar contigo madre
nuevamente.

20/02/09

5 comentarios:

daufen bach. dijo...

OLá Eduardo!

aqui te visitando e lendo tua poesia.
Tenho-o anexado em meu blog.
Tua poesia é magnifica, toda poesia.
Esta, fala de tempo e de saudades pelo o que compreendi (perdoa-me se estiver errado) e, é tao bom sentir saudades...

gostei destes versos:

Parece tarde
y es tan temprano
porque aún ahora continúo recordando
lo que se fue
lo que fui en un momento de mi vida

PERFEITOS!

ABRAÇO A TI.

daufen bach.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

eduardo



hay aromas que son parte de nuestro inconciente primario
olores que nos llevan hacia emociones -sensaciones - experiencias y lo mejor a personas.

basta un detalle y ya estamos volando
un ápice y estamos rememorando.

hermoso ,que decir si tus poemas dejan estelas imborrables:)

muakismuakis para vos

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Hola, Eduardo.

Te agradezco la invitación que me has hecho por correo electrónico y, como ves, vengo a conocer tu sitio personal y ya he pasado por el foro Sabor Artístico.

Subiré tu invitación a mi bitácora La cólera de Nébulos para extenderla a quienes la visitan.

Saludos.

Conral dijo...

Hola, Eduardo. Me alegra leer un poema tuyo y más este que habla de madres y de rosas. Me ha parecido distinto a los que te he leído antes, quizás distinto en la forma, aunque no en el contenido. Te he dicho en más de una ocasión que me gustan tus poemas y tus relatos, y así sigue siendo.
Sé que estás bien y que sigues escribiendo mucho. Me alegro de corazón. Te deseo mucha suerte y muchos éxitos.
Un abrazo.
Conchi

Supermamá dijo...

Gracias por la invitación que me enviáste por correo electrónico. Aquí estoy incursionando en las nubes de tu poesía...y me gusta.

Un fuerte abrazo y mi promesa de seguir las huellas que dejas en el camino.

Un abrazo

Todos los trabajos de este blog están debidamente registrados y protegidos por la Ley Nº 11723

El Río de la Plata y yo

El Río de la Plata y yo