Habito un mundo de palabras

Habito un mundo de palabras
palabras que nombran y me nombran
que rosan con sus letras mis deseos
y me llenan de colores y me matan.

Matan al árbol porque el árbol
es mucho más de aquello que se nombra,
matan a Eduardo porque Eduardo
es sutil, enigmático, tierno, triste,
sabio, incoherente, fútil, impetuoso,
deprimido, malo, azul, solemne,
alegre, distante, inconformista,
optimista, deseante, caprichoso,
dudador, impotente, satisfecho,
fácil, bueno, desdichado...
...y tantas cosas nombran a este ser
que ni quiero seguir nombrando.

Las palabras me atraviesan por el cuerpo
desde las plantas, el pie, los dedos, pantorrilla,
las piernas, muslos, la cadera,
la espalda, la panza, las rodillas,
los codos, las manos, las muñecas,
el cuello, el pecho, los hombros,
la cabeza...
...y tantas cosas que pasan por adentro
que ni quiero seguir nombrando.

Las palabras me suben por el cuerpo
retumban en mi estómago,
explotan en mi cerebro
y tiritan en mis labios...

Puedo decir tantas cosas con palabras
puedo oler el pasto, ver el bosque,
el cielo, el sol, las nubes, los pájaros,
los animales, las gentes, los insectos,
puedo viajar al cosmos con palabras
viajar entre estrellas distantes
y universos,
dibujar mil soles o infinidad de planetas
que no huelen a nada
o llegar al infinito así nombrando...
...puedo nombrar millones de ilusiones,
o imprimir mis ideas o mis cantos...
pero no puedo llegar, si quiero,
a esa esencia primera
la de mi ser sin palabras
ahí donde habita mi alma...
30/12/07

2 comentarios:

Melba dijo...

Querido Eduardo, bonito poema.

Feliz Año 2008. Un abrazo. Melba

Conral dijo...

Uffffffffff, Buen poema, Eduardo. Me gustó, encantó, entusiasmó...
Debes seguir utilizando las palabras. Sigue escribiendo para poder llegar a mi casa...
Un abrazo.

Todos los trabajos de este blog están debidamente registrados y protegidos por la Ley Nº 11723

El Río de la Plata y yo

El Río de la Plata y yo