La experiencia de Dios

Era cielo,
oscuro y claro y sin colores
y con todos los colores del universo
y con todo el universo en el sincolor,
y eran todos quienes estábamos
y era Todo
y era parte del Todo mi parte
y era
simplemente fuerza,
luz, sonido, vibración
danzando y navegando en medio
de aquella forma sin forma y sin estrellas,
entre estrellas que eran almas,
y ahí estaba
junto a todos,
junto a Dios,
siendo Dios
siendo yo
puro
alto
grande
elevado
sin ansias
sin esfuerzos
simple
simple
etéreamente eterno
era yo Dios
que estaba frente tuyo
diciéndote que era yo
que te tocaba
y que era yo Dios
porque somos TODO
también yo
que te miraba
y no quise volver
pero volví
y aquí estoy
CIELO
UNIVERSO
DIOS
tan áspero como antes
siendo el mismo
y con el mismo cuerpo
dañado por el deseo
teñido por la vida
bañado por la angustia
con el mismo cuerpo
con la misma alma
y Dios
la próxima
quiero seguir siendo

en la inmensidad
de tu existencia.

02/05/11

1 comentario:

Dam Aguirre dijo...

Que hermosa sensación de bienestar :) Me agrada que llegue hasta acá en tus palabras

Todos los trabajos de este blog están debidamente registrados y protegidos por la Ley Nº 11723

El Río de la Plata y yo

El Río de la Plata y yo