Juego Secreto (un minirrelato)

Sólo me ha quedado un recuerdo de sangre en la memoria.
Fue todo tan rápido y pareció eterno en su momento.
Cómo no jugar con mi padre si él me lo pedía?
El juego comenzó cuando yo tenía 7 años y eran caricias, toqueteos, y hasta un día me metió muy adentro el dedo, que me dolió y me sangró. Y papá me dijo que no llorara, y que no dijera nada de nuestro juego secreto, él me curaría y me cuidaría. Y me lamía con su lengua de víbora mi vagina pequeña y virgen, y me obligaba a lamerle y a besarle su pene baboso y asqueroso. Y yo sufría por nuestro juego secreto.
A los trece, no aguanté más. Cuando vino a querer jugar, sólo pude clavarle ese cuchillo en la espalda, que me liberó por siempre de un juego al que no quería seguir jugando.
08/02/10

2 comentarios:

Sueños e ilusiones dijo...

Tremendo micro, Eduardo. Cuando lo leí en el programa de radio, al unísono sonaron lamentos de que estas situaciones se sigan produciendo a lo largo de la historia de muchos niños de nuestras sociedades.

Un abrazote.

Monica dijo...

Eduardo, cuantos niños y niñas, viven aún todo esto qeu nos cuentas, es una cruda realidad y por desgracia, cumplen condena, "minima" y vuelven a salir, dicen qeu se han curado, un violador no tiene cura a la larga vuelve a cometer el mismo crimen , pero hay algo qeu se llama Derechos Humanos, lastima que la mayoria del tiempo estan en contra de los humanos.
Uy! creo qeu me fui por las ramas, pero en estos dias he estado viendo mucha tele y veo la impunidad que hay , las coima qeu pagan, los corruptos que dicen representarnos y se siente una impotencia tan grande
Bueno mejor cierro la boca
Te dejo un abrazo amigo
Monica

Todos los trabajos de este blog están debidamente registrados y protegidos por la Ley Nº 11723

El Río de la Plata y yo

El Río de la Plata y yo