Lo que queda de tí

Importa acaso en qué sitio remoto
se encuentra desparramado
el polvo de tus huesos?
Si hoy nadie se acuerda
del olor de tu aliento,
ni el aroma a pasión
que dejaste en las obras
con tus manos de artista carpintero
en maderas que hoy
no son más que leños.

Una hija y dos hijos
y tu historia y sentir casi perdidos
en la memoria y el tiempo.
Los poemas de amor
de loco poeta enamorado
que quedaron en papeles
que se fueron destiñendo.

Y esas dudas que tenías,
esos miedos, esas ganas,
las risas, las furias
y esa lágrima derramada en silencio?
Dónde están hoy?

Hay un banco que hiciste
y que me amalgamé a tí
con mi pintura en él,
que está presente,
y algunas fotos viejas,
unos recuerdos,
pero hay un corazón
papá
que hoy te siente.

Lo que queda de tí
es este hombre
que sabe sonreir
pues se lo enseñaste.

A los 47 años de la muerte de mi padre.
06/05/2010

4 comentarios:

Ian Welden dijo...

Muy buen poema Eduardo. Siento sí, como padre, que quisiera que mis hijos me recoradaran aún más.
Abrazo primaveral desde Dinamarca.
íAN.

angelsmar dijo...

Bello y sentido poema sobre los sentimientos que transmitio un padre a sus hijos, porque ese es su legado.

Besos

obd dijo...

Me ha encantado la ternura que encuentro a la memoria de tu ser querido.

Saludos.

Eliane dijo...

Eduardo: Me encantó... me hizo acordar a mi papá que dejó tantas enseñanzas... gracias por el poema!
Un abrazo

Todos los trabajos de este blog están debidamente registrados y protegidos por la Ley Nº 11723

El Río de la Plata y yo

El Río de la Plata y yo