Duendes del alma

Es el cuerpo, el cerebro o no se donde
ubicar estos duendes que me mandan,
o este eclipse de luna que me embriaga,
o los días de sol que me traspasan.
Quizás un ángel sepa de qué viene
la locura que cruza por mis venas.
Soy antiguo, moderno y tengo penas,
soy alegra, jovial y tengo ganas.
Estos duendes me mandan por senderos
unas veces oscuros y otros claros,
yo me mancho de luz y de pecados
y renuevo mi alma en las fragancias,
del naranjo, lavanda o de las rosas
porque siempre el aroma de las cosas
me hace ver que estos duendes son del alma.
21/02/08

3 comentarios:

Melba dijo...

Sigue y sigue renovándote.

Una de las tres Marías.

Conral dijo...

Eduardo este poema me parece buenísimo, lleno de belleza en la forma y el contenido. Te felicito. "Tu duende" llegó a mi alma.
Un abrazo.

Fabiana Piceda dijo...

Hermosos versos Eduardo, así que sos argentino???
Saludos desde el norte!!!

Todos los trabajos de este blog están debidamente registrados y protegidos por la Ley Nº 11723

El Río de la Plata y yo

El Río de la Plata y yo