Nocturno





Inmovilizar los instantes
como para quedar tan cerca de todo
y tan ausente a nada,
sin la responsabilidad
de aprovechar un tiempo,
sabiendo aprovecharlo al inmovilizarlo,
sabiendo que se gana vida
al derrumbar minutos
en minutos sanos,
sabiendo que el bien o el mal,
el amor o el odio,
la desdicha o la felicidad,
es solo un punto que depende de nosotros.
Acumular respuestas
sin preguntas,
inventarlas de nada,
sacarle el miedo,
y encontrar los momentos
frente a frente,
tal cual son,
como se quieran dar sin atropellarlos.
Del punto de partida
al punto de llegada
hay un camino,
al afrontarlo con gracia
la ruta cambia.
Y el amor posee
instantes, comprensión,
ausencias,besos, dudas, entregas,
miradas, sonrisas, silencios,
ternuras, soñoliencias, olvidos,
enfrentamientos, verdades...
....y hasta tiene una pizca
de no amor.

3 comentarios:

Meli dijo...

Felicidades a ambos. A Amparo por su voz y su manera de recitar. A tí, Eduardo, Genio, por cómo consigues embarcarnos en tus palabras.

Besotes y un abrazo.

Roy Dávatoc dijo...

Y ahora digo yo: Cómo no se me ocurrió a mi. Eres tremendo con esa poesía tan sensible, Edú.
Mis respetos, hermano...y Amparo muy buena colaboración.

Melba dijo...

Querido Edu, felicitaciones y un fuerte abraz♥. Melba

Todos los trabajos de este blog están debidamente registrados y protegidos por la Ley Nº 11723

El Río de la Plata y yo

El Río de la Plata y yo