Lecciones de piano (un pequeño cuento de amor)

ELLA: 25 años, bella, da clases de piano por la tarde mientras su marido trabaja.
El: casi 18 años, y entre deporte y deporte, quiere perfeccionarse en la música y el piano.
ELLA: le cuenta su método.
EL: le dice sus metas.
SE PONEN DE ACUERDO: todas las tardes dos horas de clase.

Comienzan las clases.
ELLA: lo mira mientras toca.
EL: se sabe mirado.
ELLA: mira sus músculos, sus vellos del brazo, sus dedos posándose sobre el piano, suaves y firmes.
EL: le mira de reojo los senos, percibe su aroma a jazmines, se siente atraido.
ELLA: se para detrás de él, le marca el ritmo tocándole el hombro.
EL: le tiemblan los dedos cuando ella lo toca.

PASAN LOS MESES
Las tardes de piano se transforman en tarde de seducción.
ELLA: se viste mejor, se pinta, se perfuma más con aroma a jazmines.
EL: marca sus músculos, aprende las lecciones, la mira dulce.
ELLA: le mira su barba crecida, le atrae su cara de hombre y de niño.
EL: siente deseo por ella.

PASAN LOS MESES
EL: le toca una sonata que compuso para ella.
ELLA: un bemol en su alma le suelta una lágrima.
Tardes de arpegios, acordes, fusas y bemoles.
EL: le sonríe, le seca su lágrima.
ELLA: le dice gracias y le quiere dar un beso.
EL: le corre la cara y la besa dulce en la boca.
ELLA: se sonroja, no podemos.
EL: pero queremos.
SE PARAN, SE ACERCAN, SE TOCAN, SE BESAN, SE DESVISTEN, SE ROZAN LOS CUERPOS.
EL PIANO: escucha la música que emanan sus cuerpos.

LAS TARDES DE PIANO SE CONVIERTEN EN TARDES DE SEXO Y AMOR.
ENTRE ACORDES Y FUSAS, SE PIERDEN EN SEXO.

Y PASAN LOS MESES.
ELLA: me iría contigo hacia cualquier lado.
EL: te llevo conmigo por siempre porque te amo.
EL PIANO: se queda
ELLOS: se van.
20/06/07

3 comentarios:

Diamantina dijo...

Hola, Edu. Muy bonito. Saludos. Melba

DePaco dijo...

Precioso el relato, o la exaltación del sentimiento y el deseo.

Conral dijo...

No te lo había dicho pero ME ENCANTA! Estos relatos cortos, dinámicos, llenos de amor y frescura me gustan mucho. Ánimo y escribe todo lo que se te ocurra.
Un abrazo.

Todos los trabajos de este blog están debidamente registrados y protegidos por la Ley Nº 11723

El Río de la Plata y yo

El Río de la Plata y yo